jueves, 22 de septiembre de 2016

Ser "epulón" no es cristiano (Lc 16, 19-31)

Nos presentamos hoy ante una parábola que sale de boca de Jesús cargada de muchos y variados matices; Desde lo más humano y social hasta lo más teológico y transcendente.
En esta parábola se encierran claves, o al menos eso piensan los teólogos expertos en el Nuevo Testamento, que aún están por desentrañar en relación a la vida después de la muerte. Es evidente que Jesús quiso transmitirnos algo en relación a dicho tema, pero lo que sí es claro y no necesita de tanta investigación e interpretaciones es el tema de las relaciones humanas, el tema social vinculado directamente con la misericordia y el comportamiento con los más necesitados.
En esta parábola el rico epulón se desentiende de los que pasan necesidad y hambre, es más, trata mejor a los perros que al hombre, Lázaro, que pide en su puerta  lo que ya no quieren ni siquiera los animales. Este comportamiento, según nos enseña Jesús, tuvo y tendrá sus consecuencias.
Los cristianos no podemos actuar alejados de la misericordia y desentendidos de todo aquel que pasa necesidad porque la consecuencia más directa es que dicha acción nos anula como cristianos y, más aún, tendrá consecuencias en un futuro. Porque el que se desentiende del prójimo se está desentendiendo y olvidando a Dios. Al que le nublan los ojos las riquezas y posesiones, se los nubla de tal manera que, ni aún teniendo al mismo Dios delante podría reconocerle.

jueves, 15 de septiembre de 2016

El peligro de servir a dos señores (Lc 16, 1-13)

Esta parábola no es un relato aislado, en Lucas se nos presenta rodeada de otras parábolas (El hijo pródigo y el hombre rico) en las que Jesús se ocupa de las riquezas de este mundo y del uso que hemos de darles. Pero leída sin más nos puede resultar, cuanto menos, contradictoria e incluso incoherente con el mensaje del Jesús al que estamos acostumbrados.
En estas parábolas aparece muy frecuentemente la palabra “mamona”, esta palabra hace referencia a la riqueza y los bienes conseguidos de forma fraudulenta o a costa de los otros. Esto era algo muy común en los administradores de aquella época, ya que no recibían un sueldo fijo por dicho trabajo sino que su sueldo dependía de las comisiones que, ellos mismos, añadían a lo que los deudores debían a sus señores. De ahí que hubiera administradores justos e injustos.
En esta parábola el administrador parece reconocer su injusta gestión con los bienes del amo, ya que no se queja cuando este le acusa de ser mal administrador; Es más, idea un plan para no quedar sin nada y tener algo de futuro.
“¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo?(...)Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido”. Jesús no pone el ejemplo de alguien que actúa injustamente para alabar dicha injusticia sino para demostrar que habiendo actuado mal en la vida, a toda situación se le puede dar la vuelta y se puede empezar a actuar bien. Este administrador estaba acostumbrado a sumar grandes cantidades a  lo que ya se debía para sacar “buena” y exagerada comisión de los bienes de su amo. Viendo peligrar su trabajo y por tanto su subsistencia, deja a un lado la excesiva codicia e intenta equilibrar y actuar bien (como se supone que tenía que haber hecho desde el principio) no tanto para recuperar su puesto de trabajo, porque era consciente de que había perdido la confianza del amo, sino para ganar la confianza de los deudores al ver que  no se llevaba comisión. Así ganaría el favor de los demás y dejaría en buen lugar a su amo.
Jesús, el amo de la parábola, felicita al administrador porque ha actuado bien, sea por los motivos que sean, y se ha dado cuenta de que así se ganan cosas más importantes en la vida que el dinero, como la confianza y lealtad, dejando a un lado la “mamona” que es lo que nos pierde y nos ciega en este mundo. Jesús quiere hacer entender a los ricos que le están escuchando que las cosas más importantes de este mundo, precisamente, no son cosas.
Ningún siervo puede servir a dos amos…No podéis servir a Dios y al dinero”. No hace falta retroceder tanto en el tiempo para ver que la mamona sigue presente entre nosotros y no deja que la sociedad avance. El dinero y las riquezas con las que viven los que las han conseguido robando y ahogando a otros muchos, son el mayor muro-pecado que tiene hoy nuestra sociedad. Nuestros políticos se enzarzan y no salen del atolladero de la corrupción. Se roba a la gente sencilla y trabajadora con la máscara de los impuestos y comisiones, se blanquea, se paralizan pueblos e incluso un país entero a causa de la “mamona”; No me estaría extralimitando, por tanto, llamándoles mamones.
Jesús nos invita a darle la vuelta a la situación, porque servir a dos señores es imposible ya que, queriendo servir a uno estaremos siendo infieles al otro, puesto que las riquezas injustas y Dios son incompatibles.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Lo que parece perdido es su prioridad (Lc 15, 1-10)

Estas dos parábolas que nos regala hoy la Palabra son fruto de la reacción que tuvo Jesús ante las críticas de letrados y fariseos, fueron la respuesta a las murmuraciones que le acusaban de hablar y dirigirse a pecadores y publicanos.
Las parábolas son la mejor forma de discurso y enseñanza que tenía Jesús, la mejor forma de acercarse a su pueblo y ser entendido perfectamente. Los símiles o ejemplos que contienen las parábolas están arraigados en la tradición y cultura propia del pueblo de Jesús. Por un lado el oficio del pastor, que no era muy bien visto ya que tenían fama de ladrones-pecadores, poniendo este ejemplo Jesús rompe una lanza a favor de un oficio y personas que, aunque fuera mal considerado, era necesario para la supervivencia del pueblo;  Por otro lado, la reacción de una mujer (también con un papel muy inferior respecto al hombre en dicha sociedad) que pierde una moneda, un dracma seguramente equivalía al salario diario de cualquier jornalero, pero  aquí dicha moneda formaría parte de un ornamento muy querido que llevaba esa mujer y de ahí la insistencia en su búsqueda no tanto por su valor económico sino sentimental.  Con ambas parábolas ya está, desde el principio, provocando y marcando la diferencia de su enseñanza.
Jesús nos muestra de nuevo, a través de estas parábolas, lo original de este Dios Padre misericordioso en el que cree. No deja de lado a ni uno solo de sus hijos aunque seamos muchos. Mima con cuidado y ternura a cada una de sus creaturas, se preocupa cuando se pierden y sale a buscarlos. Dios no se muestra impasible, todo lo contrario, se pone en camino, reacciona cuando algo no va bien. Dios se preocupa de aquellos que se encuentran en momentos difíciles, que están perdidos o pasando una mala racha.
El ejemplo que nos da Dios con su actitud de buen pastor es el que nosotros debemos trasladar a la Iglesia. A veces es difícil ser buenos pastores porque incluso estos son los que están más perdidos y desorientados, y si un pastor está así ¿cómo va a guiar a las ovejas? Pero no es reprochable porque el pastor de la Iglesia también es hijo de Dios y necesita de sus cuidados.
Debemos aprender de la alegría de esa mujer que, al encontrar la moneda perdida, comparte dicho gozo con todos sus vecinos. Debemos aprender en la Iglesia que tenemos que vivir más de la alegría de los encuentros y conversiones, y no tanto de los escándalos y errores. A veces da la impresión que a ciertas personas (no echemos balones fuera porque me refiero a los mismos cristianos) les alegra el escándalo y  la falta de ejemplo y testimonio que surge en la Iglesia en ocasiones, teniéndolo como excusa para su propia justificación. Es sabido que la iglesia es humana y como tal erra y errará, pero también es sabido que Dios nos enseña a compartir la alegría y lo bueno. Precisamente Dios  sale al encuentro del pecador y extraviado, y  no lo deja a su suerte  ni lo condena.
Aprendamos de las parábolas de Jesús, y hablemos en la Iglesia del Dios Padre del que Jesús hablaba y no de otro inventado por nosotros.

martes, 6 de septiembre de 2016

AHORA EL BLOG TAMBIÉN EN FACEBOOK


Agradecido por la acogida que, durante dos años, ha tenido el blog Mitabor7, siendo también consciente de sus limitaciones y atendiendo a los consejos de muchos lectores, nace hoy la página en facebook. Os animo a que la compartáis con todos aquellos que creáis que puede interesarle. En facebook compartiremos el comentario de la Palabra semanal-dominical que ya conocéis aquí en el blog. Gracias a tod@s porque sin vosotros toda esta andadura no es posible. ¡Que Dios os bendiga! 
 
Busca en Facebook: Mitabor7 y compártelo con aquellas personas a las que creas que le puede ayudar.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Las renuncias por el Reino (Lc 14, 25-33)

Cuando nos enfrentamos a un texto como este, parece que el seguimiento real de Cristo se presenta como una tarea imposible. Las renuncias a las que invita el mismo Jesús parecen, a veces, incluso inhumanas y dan poco margen, por no decir ninguno, para la compatibilidad entre la vida humana y la elección del Reino. Pero una vez que profundizamos y que nos ponemos en contexto, podemos comprender que el mismo Jesús tenía que dejar muy clara la intención de su misión y la de aquellos que le quisieran seguir de verdad, no solo porque se corría el riesgo de confundirlo con otros profetas, incluso falsos mesías que deambulaban por allí y que propagaban estilos de vida de los que ni ellos mismos se podían responsabilizar sino porque la misión de Jesús, la vivencia del Reino y su elección, eran de verdad una novedad en la que no cabían paños calientes ni medias tintas.
“Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre… no puede ser discípulo mío”. Ciertamente somos quienes somos y venimos de dónde venimos, tenemos una familia y unos lazos afectivos a los que nadie puede obligarnos a renunciar, y en realidad no tenemos porque hacerlo, pero aunque Jesús no quiere que renunciemos a nuestros orígenes (el nunca renunció de su madre) si nos invita a pensar lo difícil y sacrificado que resulta el no poder estar con ellos todo lo que quisiéramos y dedicarles todo el tiempo que nos gustaría.
Jesús quería aclarar que si a los que comenzaron a seguirle les dolía el no poder estar con los suyos, es que no estaban hechos para el seguimiento radical y quizás tenían que pensar en otro tipo de vida, licito también pero distinto del seguimiento físico y radical de Cristo. Se trataba de un nuevo concepto de familia. Es importante entender que pertenecemos ahora a una familia universal que va más allá de los lazos de sangre y que hemos de trabajar con y por ellos al mismo nivel, o incluso mayor, que si fuera nuestra familia de origen. Si Dios es nuestro Padre eso hace que todos nos convirtamos en hermanos. Esto fue una gran novedad en el tiempo de Jesús, no solo a nivel teórico y teológico sino que al llevarlo a la práctica conllevaba un cambio en el modo de vivir.
 “¿Quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos…?”. Jesús nos invita a la prudencia y al meditar antes de decidir una empresa que nos llevará toda la vida y supondrá cambios. Porque la elección del Reino, el ser cristiano, no ha de ser fruto de una decisión apasionadamente adolescente ni apresurada, aunque también tenga una parte pasional y de corazón, sino que ha de ser una elección responsable.
Llevamos años en la Iglesia quejándonos de que nuestros adolescentes cuando se confirman abandonan la comunidad. Llevamos mucho tiempo haciendo cambios a este respecto y dando tumbos en relación a la continuidad de los jóvenes. Ponemos parches pero no nos damos cuenta de que lo que nos falta es claridad. Tenemos miedo a ser claros por si con ello  incitamos a la huída de nuestros chicos (y lo que más agradecen nuestros adolescentes es, precisamente, alguien que les hable claro, que les ofrezca caminos estables y despejados por los que ellos quieran andar sabiendo lo que hay). Jesús nos invita a ser abiertos, acogedores y caritativos, pero también a actuar con claridad y no maquillar las cosas queriendo hacer ver que ser cristiano es muy “bonito” y que aporta mucho a la vida de alguien si lo elige; Y ese no es el lenguaje, ya que nuestros chicos cuando se confirmen tienen que saber que han elegido una forma de ser en el mundo, un nuevo estilo de vida que conlleva sacrificios pero también muchos dones y alegrías.
Si nuestros adolescentes no tienen experiencia de Reino antes de confirmarse, sólo confirmarán sus catequesis teóricas, sus convivencias y buen rollo entre los suyos y las oraciones que los catequistas les han adaptado y que ellos han vivido con pasión pero que no dejan de ser una burbuja de bienestar espiritual. Todo esto no está mal, pero no habrán confirmado la entrega al otro, el dejar su tiempo de fin de semana para trabajar por el mundo, el perdonar de corazón cuando tengan conflictos familiares o sociales…
Jesús, con mucho amor pero también con determinación, avisa en este discurso a los que le seguían de manera teórica y física pero no habían calculado lo sacrificado del seguimiento real.  Y a quiénes, calculando los riesgos, decidieron seguirle les ofreció experiencias que nunca olvidarían, un estilo de vida que jamás habían experimentado, ya que era mucho más lo que recibían que lo que dejaban atrás.
Quizás esta es una tarea que tiene pendiente la Iglesia hoy, el animar un poco más a los que han decidido seguir a Jesús y llevan años haciéndolo,  y seguir ofreciendo lo que Él ofrecía a los que estaban a su lado (quizás la iglesia se ha centrado más en condenar las actitudes de los suyos, olvidando el amor fraterno). Me siento Iglesia, sabiendo que aún no he renunciado del todo a las cosas que nos atan a este mundo, siento que Jesús me acompaña y me cuida y por eso mi camino se hace más fácil. No os desaniméis los que, llevando años, no veis del todo el horizonte en nuestra Iglesia humana, porque el camino es largo y sacrificado pero nuestra recompensa es Cristo, que mima cada uno de nuestros pasos aunque no nos demos cuenta.
 

sábado, 27 de agosto de 2016

¿Cuál es el primer puesto? (Lc 14, 1.7-14)

Una vez más vemos a Jesús enseñando desde lo cotidiano. Enseñando que las cosas más grandes se hacen desde lo pequeño, que los valores que deben mover la vida del hombre han de empezar desde los gestos más humildes para terminar dándole sentido a toda una existencia.
Una vez más Jesús está sentado a la mesa, invitado por un fariseo. El acto de sentarse a la mesa no era algo banal dentro del judaísmo, conllevaba toda una carga de sentido humano, social e incluso espiritual. Cuando alguien invitaba a otra persona a entrar en su casa y lo sentaba a su mesa para compartir el alimento y la bebida, estaba reconociendo que estaban a la misma altura social. Jesús conocía y participaba de toda esta antropología de la mesa y por eso acepta invitaciones y se sienta a comer y beber con toda clase de personas.
Pero eso no significa que dentro de la invitación no haya cierta hipocresía o que todo sean buenas intenciones. Aún así, Jesús acepta y participa de la mesa,  muchas veces “envenenada”, de fariseos y personas que intentaban pillarlo en algún renuncio ya que no hay nada mejor que dar una lección aprovechando el error de alguien.
“Notando que los convidados escogían los primeros puestos…”. Ser siempre los primeros, eso es lo que queremos, es lo que nos han enseñado desde pequeños que tenemos que estar entre los primeros y ser los mejores en todo lo que hagamos. Y es de ahí de donde nacen los peores traumas, desilusiones y la baja autoestima, es de ahí de donde nos viene el pensar muchas veces que nos estamos a la altura ¿A la altura de qué? ¿De lo que otros han pensado para nosotros? ¿De lo que otros quieren que seamos o que sea toda una sociedad? No hay nada mejor que la grandeza y el tesoro de la individualidad, el sabernos únicos e irrepetibles. Aunque todo esto entraña también sus riesgos, como el confundir nuestra exclusividad de hijos de Dios con el creernos mejores que nadie. Es entonces cuando queremos estar siempre en el candelero o la parrilla de redes sociales aparentando lo que no somos. En esta sociedad en la que la gente conoce “toda” nuestra vida porque nosotros mismos la colgamos en la autopista pública de la red de redes, reflejo de nuestro afán de protagonismo, nos ansiamos intentando mostrar al mundo que somos felices con miles de fotos que no muestran más que nuestro ser exterior en momentos puntuales (por supuesto sin generalizar ni demonizar las redes sociales que tanto bien hacen en ocasiones, ni meter en el mismo saco a todas las personas).
“Cuando te conviden vete a sentarte en el último puesto”; “…Porque todo el que se humilla será ensalzado”. Pero Jesús aboga por la discreción, aboga por la humildad. Porque, paradójicamente, será la humildad la que te ensalce y te lleve al primer puesto si es que realmente te lo mereces. A veces nos puede el afán de protagonismo rápido sin reparar en si realmente tenemos cualidades para tal o cual cosa. Es la osadía y vanagloria la madre de muchas personas que creen que por tener un cargo determinado, sentarse en un sillón u otro o aparecer en una foto determinada tienen una categoría superior al resto de los mortales.
“Cuando des un banquete, invita a pobres…; dichoso tú porque no pueden pagarte…”. ¿A quién invitamos a nuestros banquetes y quién se sienta en nuestras mesas? ¿Con quién celebramos el nacimiento de Dios en navidad o celebramos la resurrección? Si sólo lo hacemos con nuestros amigos o familiares ya hay algo que tenemos que cambiar. Sí, es cierto que parece una locura plantear esto en nuestra sociedad occidental del bienestar, pero no estaría haciendo justicia al evangelio si no hablara claramente de este tema, reconociendo que nos queda mucho camino por recorrer, reconociendo que no solo nos separa el tiempo y la cultura del Jesús de Nazaret a quién seguimos, sino que quizás también nos separa la forma en la que le seguimos respecto a lo que realmente Él nos enseñó. Jesús toca de nuevo en esta enseñanza el tema del interés. Hacer algo por alguien que sabes que después te puede devolver el favor o porque  te interesa estar a bien con esa persona en un futuro, no es propio de un cristiano sino más bien propio del interés humano. Jesús nos invita a hacer las cosas de corazón, con una caridad sin intereses. Es más, nos invita a trabajar y ayudar a los que sabemos de antemano que no podrán pagarnos o devolvernos nada, porque un seguidor de Jesús no ve su recompensa en lo inmediato, ni siquiera en lo humano, sino que ya es una recompensa en sí el trabajar por el Reino, el conocer y sentir a Dios en tu vida, ya nuestra recompensa está más allá de lo humano, será la resurrección.

viernes, 19 de agosto de 2016

La puerta estrecha (Lc 13, 22-30)


El número y la calidad de los salvados, la preocupación en exceso por la salvación eterna sin atender demasiado al verdadero camino para alcanzarla centrándonos en las formas, que sólo son eso… formas. Jesús sabía de esta preocupación y también de la idea que se tenía de cómo alcanzarla en su tiempo (quizás no muy distinta a nuestro concepto actual pese a los siglos pasados ya).
“Esforzaos por entrar por la puerta estrecha”. Es cierto que, respecto a la mentalidad de la época y a la nuestra incluso, Jesús despista y parece abrir demasiado el abanico de la salvación  (afirma que la salvación también es para pobres, enfermos, pecadores, publicanos, prostitutas…) dando la impresión de que nadie se quedará sin salvarse y, en consecuencia, que hagas lo que hagas la alcanzarás porque Dios es eternamente misericordioso. Pero lejos de esta idea Jesús nos invita a entrar por la puerta pequeña-estrecha. La apertura de Jesús no hay que confundirla con la permisividad absoluta. Son las obras de misericordia las que harán que Dios nos abra las puertas de la salvación y nos invite a entrar, y no las formas o normas establecidas por cualquiera de las religiones existentes.
Como he dicho en otras ocasiones Jesús no funda, ni fue su intención, ninguna religión; No es un maestro que dicte normas, sino un maestro-profeta que anuncia la Buena Nueva, absolutamente nueva, de que todos los hijos de Dios, la humanidad entera, está preparada para la salvación si vive y construye su vida desde la bondad del amor y la entrega a los otros. A Jesús le preocupa más la ética humana que la liturgia desvinculada de la vida.
“Vendrán de oriente y occidente…”. Jesús deja claro que no por conocerle a Él se tiene garantizada la salvación, porque aun es peor si conociéndole no se le sigue. Es decir, que gentes de otros lugares y religiones estarán invitados al banquete, conocerán a Dios cara a cara, porque ya lo han conocido y seguido en su vida terrena. En cambio, quizás, los que nos creemos cristianos o creemos conocer a Jesús no tenemos garantizada la salvación si realmente no hemos hecho un ejercicio de purificación y de conocimiento real, olvidándonos de nuestras normas y leyes (incluida la Iglesia con normas que alejan más que acercan e invitan al amor) y acercándonos con humildad al verdadero Cristo, que no es el Cristo que hemos querido crear sino el que es. Porque esto nos queda muy claro ya desde la Antigua Alianza: “Yo soy el que soy” (Ex 3, 14), y no el que tú quieres que sea.
“Hay últimos que serán primeros y primeros que serán últimos”. El fenómeno Jesús es mucho más universal de lo que los cristianos nos creemos. Es algo tan maravilloso, incontrolable y divinamente “desorganizado”, que se escapa de cualquier mano humana (incluida la mano de la Iglesia) que tuviera pretensiones de adueñarse de Él o patentarlo. Los cristianos deberíamos hacer más gala de nuestro de nuestro apellido, católicos, y aprender realmente lo que ello significa. La universalidad, tanto física como mental-espiritual, a la que estamos invitados por llevar ese apellido que ya desde los albores del judeo-cristianismo nos acompaña.